Beijín, China, septiembre 2017: el tribunal civil de primera instancia en China decidió que Chery Automobile Co. Ltd. y Anhui Chery Automobile Sales Co., Ltd (“Chery” o “los demandados”) tienen que pagar 2,12 millones de RMB en daños y costos legales por infringir las marcas registradas de Guinness World Records Limited (“GWR” o “el demandante”), la autoridad global en récords mundiales. 

“Estamos muy satisfechos que el Tribunal de Intermedio de Foshan haya tomado esta decisión a favor de Guinness World Records, el que constituye una fuerte señal a infractores de propiedad intelectual. Guinness World Records toma asuntos de propiedad intelectual muy en serio y continuaremos cooperando con las autoridades chinas para llevar a los infractores a la justicia”, dijo Raymond Marshall, consejero del departamento jurídico de GWR. 

“吉尼斯”, “吉尼斯世界纪录”, y “Guinness World Records” son marcas registradas y nombres comerciales del demandante. Desde el 10 de abril de 2014, Chery ha organizado una serie de eventos que se llaman “Tours de Desafíos Guinness Chery Arrizo en China” en al menos 16 ciudades del país. 

Las palabras registradas “吉尼斯” y “GUINNESS” fueron usadas extensivamente durante estos eventos. Chery también afirmó falsamente que consiguió varios títulos de Guinness World Records™ en su página web oficial. 

“Los demandados continuaron con sus infracciones a pesar de recibir avisos y notificaciones extrajudiciales del demandante. En esta decisión, el tribunal decidió que esa acción, o falta de acción, de Chery constituyo infracciones maliciosas y competencia desleal. 

Nancy Qu, socia de Tsi y Socios, que representó Guinness World Records en este caso, comentó: “La dificultad en proteger los derechos de propiedades intelectuales en China y los altos costos de hacer eso no solo han disuadido a los titulares de derechos de proteger sus negocios, sino también ha sido demostrado ser un desafío para las empresas en el país”. “El tribunal en este caso ha tomado la intención maliciosa en cuenta y ha concedido indemnizaciones punitivas, asegurando que los demandados paguen el precio de su mala fe. La decisión tendrá un profundo impacto en nuestros esfuerzos para crear un ambiente empresarial positivo”.